Los piojos son un clásico de la vuelta al cole y no siempre se tratan correctamente. ¿Sabes cómo actuar cuando hay un brote de piojos en el colegio? ¿Quieres saber por qué se producen las resistencias a los tratamientos?

tratamiento liendres

Los piojos son insectos que viven exclusivamente en el cuero cabelludo del ser humano, produciendo la infestación llamada pediculosis. Son muy contagiosos y se transmiten entre las personas por contacto directo, ya que no tienen alas y tampoco pueden saltar. También es posible el contagio por objetos de uso personal como gorras, accesorios de pelo etc.  pero es mucho menos frecuente, porque los piojos rara vez sobreviven más de 2 días fuera del cuero cabelludo.

Un buen diagnóstico es fundamental

Los piojos son difíciles de encontrar a simple vista. Las liendres son más fáciles de ver, pero hay que saber diferenciarlas de partículas de caspa y descamación. Son de color blanco grisáceo, pero pueden tomar un tono similar al del cabello. Un método que puede ayudarte a diferenciarlas es soplar sobre ellas: si se mueven, seguro que no son liendres, porque éstas se encuentran firmemente adheridas al pelo por una especie de pegamento que segrega el piojo.

El diagnóstico definitivo de pediculosis se hace cuando se encuentra un piojo vivo. 

Hazte con una buena lendrera (peine de púas muy finas y estrechas) y ve peinando el cabello por secciones mientras observas con una buena luz (mejor si es natural). Las zonas más problemáticas son la nuca y detrás de las orejas. Es mejor si se hace con el pelo húmedo, ya que los piojos se desplazan más torpemente cuando el pelo está mojado. Si descubres piojos en uno de tus hijos, revisa a todos los que convivís en casa.

Tratamiento

Se aconseja utilizar productos específicos de farmacia PARA EL TRATAMIENTO DE LOS PIOJOS Y LIENDRES. Existen fundamentalmente de dos tipos:

• Tratamientos con insecticidas

El más conocido es la Permetrina 1%. Hay muchos nombres comerciales y es conveniente leer las instrucciones de cada fabricante. 

Preferiblemente conviene aplicar la loción un tiempo determinado ya que con los champús generalmente no se cumplen. 

Hay que lavar el pelo con un champú normal, secar un poco con toalla y aplicar el producto extendiéndolo muy bien. Tras esperar el tiempo recomendado por cada laboratorio, se pasará la lendrera. Si es eficaz, los piojos estarán inmóviles y se desprenderán con facilidad. Aclara con agua abundante y depende del fabricante te recomendará hacerlo con o sin champú. Deja secar al aire o con toalla y no uses el secador.

Se aconseja una vez más echar un vistazo para identificar las liendres que se hayan podido quedar y quitarlas una a una.

En los últimos años se ha abusado del uso de la permetrina lo que ha traído como consecuencia la existencia de resistencias por lo que hay ocasiones en las que los piojos, no se mueren.

Tratamientos sin insecticidas

Actualmente preferimos estos tratamientos a los anteriores.  Al no llevar insecticidas, no hay riesgo de toxicidad ni de resistencias. Entre ellos está la Dimeticona. El piojo no muere por efecto de la química, sino por asfixia. La forma de administrarla es igual a la anterior.

Usemos el producto que usemos siempre debe ir acompañado del cepillado con lendrera para retirar los piojos muertos y las liendres. A pesar de que le paséis la lendrera 100 veces, os recomiendo retirar las liendres que quedan con los dedos; es la mejor manera de hacerlo.

¿Por qué fallan los tratamientos?

Si la infestación no ha desaparecido después del tratamiento, puede ser debido a varias causas:

  • Uso incorrecto del pediculicida: es la causa más frecuente de fracaso del tratamiento. Generalmente se debe a no haber seguido las instrucciones del producto correctamente: se ha dejado menos tiempo del indicado, no se ha impregnado todo el pelo, no se ha repetido la aplicación a la semana… 
  • Fallo del pediculicida: ningún tratamiento es efectivo al 100%.
  • Reinfestación: puede que se hayan vuelto a adquirir piojos después del tratamiento.
  • Efecto residual: algunos pediculicidas, como la permetrina, dejan un residuo en el pelo que puede matar al 20-30% de las liendres que no murieron con la primera aplicación; el uso de champús y acondicionadores tras el tratamiento reduce este efecto residual drásticamente, disminuyendo así la eficacia del preparado.
  • Resistencia al tratamiento: significa que el pediculicida no es efectivo y los piojos no mueren (son resistentes). El mal uso y el abuso de los pediculicidas han dado como resultado la aparición de resistencias a permetrina y piretrinas, sobre todo. Para un empleo responsable de los pediculicidas, es muy importante no usar productos de tratamiento como prevención y no usar el mismo tratamiento una y otra vez si no es efectivo: la sobreexposición de los piojos a estas sustancias es la causante de la mayoría de las resistencias. Si, después de realizar correctamente el tratamiento, éste no funciona, cambia a otro tipo de producto.

¿ Se pueden prevenir ?

• Llevar el pelo recogido o tener el pelo corto disminuye el riesgo de contagio.

• Está totalmente desaconsejado lavar el pelo a los niños con champús para los piojos como medida preventiva por riesgo de toxicidad y por riesgo de generar resistencias. Sólo se deben tratar cuando vemos los piojos vivos.

• Pasar la lendrera cada 3-4 días es una práctica muy recomendable para hacer casi de rutina en las épocas en las que hay piojos en el cole.

• No compartir objetos de uso personal ( peines, gomas de pelo…).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.